La figura de la mujer adquiere un nuevo relieve en el siglo XII tras largos siglos de marginación. La dama está en la cúspide del imaginario trovadoresco, creador del amor cortés, pasando del margen de la opresión al del inaccesible, llegando así al culto tan fundamental de la Edad Media tardía como es el de la Virgen María.